Libros escritos por mujeres

Aprendiendo de Penelope Mortimer, sangre nueva en mi escritura

Ficha del libro

Título original: Daddy’s Gone A-Hunting (Papá se ha ido de caza)
Autora: Penelope Mortimer
Escrito en 1958
Género: Novela
Editorial Impedimenta
Traducción: Alicia Frieyro
310 páginas

¡Atención! En este artículo analizo la obra. Hay cierto destripe, pero no creo que tenga importancia. Mis palabras nunca van a apagar el resplandor de la prosa de Penelope Mortimer.

Sinopsis de Papá se ha ido de caza

En el suburbio donde vive Ruth Whiting, las esposas se ajustan a un código de vestimenta, dirigen sus casas de una forma aburrida y prosaica, crían a sus hijos de la misma manera; todas prefieren el café al té, conducen, juegan al bridge, poseen al menos una joya valiosa y son moderadamente atractivas. Sin embargo, Ruth se está volviendo loca. O, para decirlo de un modo políticamente correcto, acaba de sufrir «un leve ataque de nervios». Aunque la realidad es mucho menos dulce. Ruth se está volviendo loca porque su vida la está matando y su enajenación se ve agravada por la indiferencia de todos los que la rodean. Y es entonces cuando ocurre lo inesperado: su hija universitaria se queda embarazada de un compañero que resulta ser un estúpido y Ruth se ve obligada a enfrentarse a sus peores miedos.

Penelope Mortimer, mi nuevo referente

¿No te pasa con algunos libros que el asombro constante acompaña a la lectura? Que disfrutas cada palabra, cada página. Que te adentras de lleno en la historia al tiempo que descubres admirada la maestría del autor. Que no quieres que terminen nunca.

Pues eso me ha pasado con Penelope Mortimer y su Papá se ha ido de caza. ¡Qué gran descubrimiento! Sin duda, es la lectura del año, y su autora, Penelope Mortimer, mi nuevo referente. Hay autores y autoras de los que aprendes más que con cualquier curso de escritura. Es emocionante.

penelope mortimer
Penelope Mortimer con su marido John Mortimer.

La Verdad, piedra angular de la prosa de Penelope Mortimer

Creo firmemente que todo escritor debe perseguir la verdad en sus escritos. Es el primer punto de la Declaración de intenciones que redacté hace unos años en mi papel de escritora. Puedes verlo en Declaración de intenciones como escritora.

Y no solo hablo de la veracidad, sino de la verdad, de que todo escrito debe estar impregnado de la propia autora, de su ser más íntimo. Hablo de que la escritora debe examinar lo más hondo de su ser para imprimir verdad en cada palabra. Porque todos lo somos todo y dentro de nosotros habitan todos los personajes, todas las emociones, todas las posibilidades.

piedra angular
Lo más intimo del ser debe aparecer en nuestra escritura.
Foto: Arek Socha (Pixabay).

Penelope Mortimer es una maestra en este aspecto y lo da todo de sí. La novela que escribió inmediatamente después, El devorador de calabazas, es en parte autobiográfica y comparte tema con Papá se ha ido de caza. Se nota que habla desde el conocimiento y llega a profundizar tanto en el alma de Ruth, la protagonista de esta última novela, que empatizas al instante con esta mujer. Puedes ver algunos de los paralelismos con su vida en Los infiernos familiares de Penelope Mortimer.

Pero Penelope Mortimer no solo busca la verdad de los personajes sobre los que escribe. Explora la verdad de los diálogos y de las descripciones. Y es una maestra en ello.

La intimidad, atmósfera inevitable en la prosa de Penelope Mortimer

Por todo esto, lo que pasa al final es que la lectura se convierte en un acto íntimo. La intimidad que logra generar Penelope Mortimer es brutal, despertando en el lector, o al menos en mí, una serie de sentimientos y percepciones muy hondos. Compasión, lástima, rabia, desazón, esperanza es lo que he sentido yo con la lectura de este libro de Penelope Mortimer, que nos muestra a los personajes en su universo más íntimo.

luz de luna
Novela intimista entre otras muchas cosas.
Foto: Mahandeep Singh.

Papá se ha ido de caza, la maestría de Penelope Mortimer

Yo siempre he tenido gatas. Tuve durante muchos años a una gata y su hija (esta última sigue acompañándome, 17 años tiene ya). Las dos parieron en mi casa, cada una en su momento, y estuvieron criando a sus cachorros durante un tiempo. Eran dos madres muy diferentes.

La hija, Pinito, tuvo los hijos sola, cuando yo estaba fuera. Al llegar me la encontré rodeada de sus cachorros, amamantándolos, y con un porte orgulloso y feliz. Supo siempre cómo manejarlos. Se movía y actuaba con gran seguridad.

La madre de Pinito, Patas, me llamó desesperada cuando se puso de parto. Estaba muy nerviosa. Se estresó muchísimo. Fue una madre abnegada, pero siempre andaba nerviosa, insegura, sin saber muy bien qué hacer.

Ruth, la protagonista de Papá se ha ido de caza, me recuerda a Patas, la madre torpe que es todo corazón. Pero es mucho más que eso. Ruth es frágil, frágil como el cristal. Y qué bien ha retratado Penelope Mortimer esta fragilidad. En la novela se quiebra, anda con la piel plagada de grietas, pero nunca se llega a romper.

Ruth es torpe, complaciente, insegura, indefensa, está deprimida, su mente es frágil, al borde de la locura, trastabilla a cada paso que da, no sabe muy bien cómo actuar, baja los ojos cuando alguien levanta la voz, pide perdón aun cuando no hay nada que perdonar, nadie la trata demasiado bien, y ella lo soporta sumisa.

penelope mortimer
Frágil Ruth.
Foto: Mahandeep Singh.

Pero Penelope Mortimer la coloca en una situación que no puede obviar y que va a sacar a la madre abnegada que protege a sus cachorros. Su hija se queda embarazada y quiere abortar.

A partir de aquí, Ruth toma las riendas y ayuda y gestiona todo el proceso, aun cuando duda de la forma de proceder de su hija. Hay algo digno, hermoso y admirable en ella, esa fuerza que todas tenemos. Lo soluciona todo.

Todo el periplo que vive Ruth, esa valentía tan real de hacer las cosas que se tienen que hacer con el cuerpo y las piernas temblorosas, ese coraje tan humano y merecedor de una gran admiración de quien se enfrenta a la autoridad con la voz temblorosa, esa valentía tan de carne y hueso es la esperanza del libro. Es con lo que las lectoras nos tenemos que quedar, porque Penelope Mortimer no tira por el camino fácil ofreciéndonos un final positivo y vistoso. No hace concesiones. Es real como la vida misma.

La profunda soledad de Ruth

Ruth está profundamente sola, no solo físicamente, que lo está, sino porque es una incomprendida, porque es invisible tanto para el marido como para los hijos, porque carece de intimidad con alguna persona. Penelope Mortimer nos muestra esta soledad descarnada, una soledad que nos hiere (a los lectores), una soledad que lleva a la protagonista a la locura. Dan ganas de coger a Ruth y abrazarla, acariciarla, mecerla y tranquilizarla. En ese estado te mantiene Penelope Mortimer durante buena parte de la novela.

penelope mortimer
Penelope Mortimer nos muestra esta soledad descarnada.
Foto: Mahandeep Singh

Una obra generacional

Nos encontramos ante una obra generacional. Angela, la hija, se lía con un idiota y se queda embarazada. Decide abortar y rehace su vida. Echa a volar con paso seguro. La historia de Ruth es la misma, solo que a ella ni se le pasa por la cabeza abortar. Ruth acata las convenciones, se casa con el idiota y no dice ni mu en todos esos años. Penelope Mortimer no hace ningún juicio de valor. Simplemente muestra los hechos con una profundidad e intimidad tal que estremece y nos hace empatizar con la protagonista.

Primera sorpresa: los diálogos

Prácticamente al empezar, Penelope Mortimer demuestra toda su maestría en el uso de los diálogos. Muchas escritoras y escritores cometemos el error de querer contar lo que queremos contar directamente, sin salirnos del surco profundo de lo que queremos comunicar.

Penelope Mortimer, sin embargo, quiere reflejar la realidad en sus palabras. Así nos encontramos con un diálogo en el que los participantes no se escuchan y hablan cada uno de lo suyo o un diálogo en el que las participantes no quieren escucharse y se cortan una y otra vez. Nos encontramos con frases que cortan el flujo del diálogo por causa de un pensamiento, fugaz y ajeno a lo que se está hablando, al cual el personaje da voz.

¡Cuánta verdad y realidad le da Penelope Mortimer a la novela con estos diálogos y con su forma de narrar en general!

Una lectura recomendadísima

Quiero dar las gracias a Ro Perez, dueña de la librería El mejor lugar del mundo aquí mismo, que se encuentra en Cáceres porque siempre me lleva a descubrir autoras y libros maravillosos.

Papá se ha ido de caza es una de esas novelas maravillosas que no has de perder. Y a Penelope Mortimer hay que leerla a conciencia. Es una pena que solo haya tres libros traducidos de ella.

Si deseas adquirir Papá se ha ido de caza, de Penélope Mortimer:

Y si te ha gustado este artículo, suscríbete a mi newsletter y estarás informada de todas las novedades de mi blog, además de llevarte como regalo los Diez pasos para aterrizar en una vida feliz.

Suscríbete

y recibirás de regalo el ebook:

«Diez pasos para aterrizar
en una vida feliz»

Leave a Reply