Libros escritos por mujeres

Cuando el alma estalla… Hablamos con Esther Nieva…

Hoy es un día muy especial, ya que tengo el placer de charlar con Esther Nieva, Walkiria, de su libro Cuando el alma estalla, una buena amiga, compañera de letras, de sueños y de retos, coautora de Los Sie7e, un libro escrito a 7 manos, entre las que me cuento.

Esther Nieva, que lleva escribiendo la tira de años, no dio el gran salto de ver sus relatos publicados hasta que una panda de audaces soñadores, Letras Entrópicas, decidió dar un paso hacia delante y materializar sus sueños.

Se tiró a la piscina bien arropada y ahora, con la experiencia que da un libro a las espaldas, ha decidido lanzarse de nuevo, pero esta vez desnuda, ella misma, ella sola, para brindarnos lo mejor de sus letras y lo más íntimo, aquello que le nace en las entrañas y que, como buena escritora que es, necesita sacarlo fuera, compartirlo con nosotros.

Así nace Cuando el alma estalla, una recopilación de textos breves, pero llenos de enjundia, divididos en tres partes: Yo, Walkiria; Cajón desastre de mi alma, y El monstruo.

Esther Nieva tiene mucha miga. Por eso estamos aquí, para que nos hable de ella y de su libro, y salgamos enriquecidos. Así que vamos allá. ¡Bienvenida, Esther!

esther nieva
Esther Nieva **Walkiria**

Y en el principio fue el verbo…

Mahandeep Kaur (M.K.): Lo bueno de ser amigas es que conocemos muchas cosas la una de la otra. Yo me conozco cómo empezaste a ser una lectora empedernida y me encanta la historia. Cuéntanoslo. Y háblanos también de cómo empezaste a escribir, que esa parte no me la conozco.

Esther Nieva (E.N.): Lo primerísimo, y antes que nada, quiero darte las gracias, Mahandeep Kaur, por contar conmigo para participar en este pedazo de blog tuyo. Es todo un honor formar parte de tu elenco de mujeres escritoras. Espero estar a la altura.

Y ahora sí, a por faena:

La lectura, ¡ay!, que yo soy un bicho raro… Hasta los quince años aborrecía leer, así, sin anestesia, me gustaba menos que nada, pero un profesor —Bruno, me faltará vida para expresarte mi gratitud— debió de ver algo perturbador en mí, que yo desconocía que tuviera, y me recomendó leer a Stephen King, Misery más concretamente. Y nada, que la liamos. Caí rendida a sus letras y a su narrativa sin remedio ni salvación posible.

misery de stephen king
Misery, de Stephen King

Si quieres comprarlo:

En ese momento entendí el motivo por el que yo creía que no me gustaba leer: nada tenían que ofrecerme los libros insulsos que, hasta la fecha, habían pasado por mis manos dentro el ámbito escolar. El maestro del terror abrió todo un fascinante mundo ante mí y guió mi pluma hacia nuevos caminos tenebrosos, que resultaron ser mi pasión oculta.

De todos modos, he de matizar que, aborreciendo como aborrecía leer —yo sé que suena muy fuerte, exagerado incluso, pero más real no puede ser lo que cuento—, «bichoraro» entra aquí de nuevo en acción… tuve un amor de páginas y tapa dura antes de conocer a King: un ejemplar de Rimas y leyendas de G. A. Bécquer que encontré por casa.

Me enamoré.

Profunda y rematadamente.

De la oscuridad, la tristeza, el amor, la desesperación y todo lo que ese hombre había sacado de dentro de su alma en pena.

Respecto al amor y la necesidad —porque sí, también es una necesidad— que siento por escribir, de nuevo, el bicho raro que hay en mí emerge desde las profundidades de mi ser para darle la vuelta al típico «todo escritor ha sido antes lector». Te aseguro, Mahandeep, que empecé a escribir mucho antes de los quince.

Casi todo lo que plasmaba eran explosiones de mi Yo más escondido, un liberar el alma del peso que se acumula cuando hay muchas cosas que decir y no sabes cómo hacerlo. La tinta le dio una nueva forma a mi vida: podía transformar el mundo con solo empuñar mi pluma y eso me fascinaba, hasta el punto de convertirse en una necesidad biológica el escribir cada día.

Literatura escrita por mujeres

M.K. Ya sabes que mi blog se centra en la literatura escrita por mujeres y en la mujer en la literatura. ¿Cuál es el personaje femenino que más te ha impactado y por qué?

E.N. Pues, aunque de un tiempo a esta parte me han gustado varios personajes femeninos, hay uno que me ha fascinado por encima de todos, así que me quedo con Colomba Caselli, una mujer realmente brutal, fuerte y poderosa, creada por Sandrone Dazieri.Peeero, si he de elegir a una sola de todas las mujeres que puedan aparecer en un libro, me quedo con Annie Wilkes —for ever and ever—. Esa enfermera tan, pero que tan entregada, creada por King para mi libro fetiche Misery.

M.K. Eres una gran devoradora de novela negra y de terror. Vamos con un Top Five. Dinos los cinco libros escritos por mujeres que no nos podemos perder de este género.

E.N. Sin ningún tipo de duda, arriba, en lo más alto de la cumbre, llegadas allí por méritos propios, se encuentran La novia gitana y La red púrpura, dos novelas negras escritas por Carmen Mola (pseudónimo).

la novia gitana carmen mola
La novia gitana, de Carmen Mola

Si quieres comprarlo:

Pasamos al terror con Malenka Ramos y su Lo que habita dentro, que, si bien es cierto que tiene unos aires a It, de Stephen King, me gustó mucho cómo, con su propia esencia, hacía emerger el miedo de sus páginas.

Cambio de tercio de nuevo y, con un thriller psicológico muy potente, angustioso y de esos de odiar mucho al malo, meto en el top five a B. A. Paris con Al cerrar la puerta.

Por último, pero no menos importante, el año pasado descubrí una autora que, si bien está catalogada como escritora de thriller juvenil, me sorprendió gratamente con El sótano.

Verás que no he mencionado ningún libro de grandes autoras como Agatha Christie  o Mary Higgins Clark; el tema es simple: sus historias serán tremendas, pero a mí lo que me pierde, para bien o para mal, son el ritmo de una novela y su estilo narrativo,  si eso falla, apaga y vámonos. Dame narrativa potente, directa, sin remilgos, un ritmo frenético y trepidante y, obviamente, una buena historia —porque sin eso no hacemos nada— y yo ya soy feliz.

M.K. ¿Cómo abordan las mujeres escritoras estos géneros: novela negra y de terror?

E.N. Por lo general —y aunque me duela mucho decirlo— creo que falta un poco de intensidad.

Más garra, más nervio, más sangre. Dejarse un poco de florituras y meter acción de la buena, sin miedo al crimen violento ni a las escenas desagradables.

Cierto es que esto no es aplicable a todas y que, además, va mejorando; sin ir más lejos tenemos el claro ejemplo de Carmen Mola y sus dos primeras novelas: historias bárbaras, muy duras y potentes. Sin remilgos, como me gustan a mí.

Aún así, durante muchos años he visto una clara diferencia entre la narrativa femenina y la masculina en este aspecto y, quizá por esa intensidad que yo necesito en una lectura, disfruto más con autores que con autoras. Espero que vayan surgiendo más mujeres de escritura salvaje.

Formas, hábitos y manías como escritora

M.K. ¿Cómo compaginas tu vida de madre, trabajadora y demás aspectos con tu vida de escritora? ¿Cómo concilias?

E.N. Por suerte, y después de haber pasado por varios infiernos, hoy por hoy disfruto de una tranquilidad laboral que me permite leer y escribir en mis horas de trabajo. Así que no necesito conciliar nada. En casa, mi familia, y en el trabajo, a ratos ser una eficaz empleada, y a ratos una soñadora que lee o escribe según qué musa la visite.

M.K. Sé que eres una gran lectora también… ¿tienes algún ritual o manía como lectora?

E.N. Ritual ninguno, la verdad, soy muy sencilla para eso. 

En cuanto a manías, pues la más significativa, aparte de cuidar los libros como si fueran joyas de cristal, es dejar, siempre siempre siempre el marcapáginas que he utilizado, al final del libro. Y, si presto alguno de mis tesoros —cosa que solo hago con mi mejor amiga, porque los cuida igual que yo—, y al volver a mis manos el marcapáginas no está donde debe, lo coloco yo y ya, luego, dejo el libro en su lugar, pero nunca antes.

A veces compro algún marcapáginas que me hace tilín, pero por defecto uso los que regalan en la librería al adquirir los libros.

marcapáginas esther nieva
Uno de mis marcapáginas preferidos.

Como se puede entender de mi respuesta leo en papel. Todavía no he sucumbido a la lectura en digital, me niego. ¡Formo parte de la resistencia!

M.K. ¿Y como escritora?

E.N. A ver… siempre escribo con música de fondo, porque el silencio absoluto me distrae; ¿cómo puede ser? pues no sé, pero es. Pero no puedo escribir con ruido, o con la tele, solo con música y ya.

También me gusta tener a mano una libreta para escribir borradores o ideas sueltas que me puedan venir de golpe, aunque no siempre llevo alguna encima, para esos momentos pues tiro de móvil, pero por preferir, siempre prefiero papel y boli para esas cositas.

Cuando el alma estalla

M.K. En mi cita con Cuando el alma estalla veo dos caras: por una parte, es como quedar a cenar en un restaurante muy íntimo y recogido; esto es por la gran dosis de alma que hay en tus escritos, salidos tan de dentro. Por otra parte, al probar los platos, los sabores estallan en la boca como gritos de guerra, tal es la intensidad de tus letras.

Los ingredientes de Cuando el alma estalla son los sentimientos, las emociones, las reflexiones… A modo de diario. ¿Qué te resulta más fácil? ¿Escribir esto o escribir relatos como en Los Sie7e? Es decir ¿hablar de ti misma y tus entrañas o fabular sobre otras vidas?

E.N. Por suerte, cuando las musas vienen me quieren mucho, o se dejan querer mucho, no sé qué opción sería la expresión más acertada, así que no suelo tener problemas a la hora de crear sea de un modo u otro. También depende mucho de qué tipo de inspiración traigan esas musas que me visitan, porque así como no damos para lo mismo cada día de nuestras vidas, pues para escribir lo mismo.

Aunque sí es cierto que: si se me exige escribir sobre algo muy concreto y no tengo opción de darle una vuelta de tuerca para llevarlo a mi terreno, ahí ya se genera un problema que puede resultar difícil, e incluso imposible de salvar.

M.K. Las imágenes son muy importantes para ti. No concibes tus escritos sin una imagen. ¿Por qué? ¿Cómo ha sido trabajar con Gisela Roca, la ilustradora? ¿Os habéis compenetrado bien? ¿Tenías muy claro lo que querías o/y has dejado libertad a la ilustradora?

E.N. Cierto, las imágenes son muy importantes para mí, porque todo lo que escribo, también lo visualizo, por lo tanto, en mis escritos son el complemento a toda la carga emocional que llevan mis letras. La manera de que ellas tengan a alguien con quien ir de la mano para no sentirse solas en su mundo de tinta negra.

Gisela, o @eyestruth, como se la puede encontrar en instagram, es alucinante. Alguien me habló de ella cuando se supo que andaba en busca de ilustrador/a y, nada más ver su trabajo, caí rendida a sus pies y supe que debía ser ella quien ilustrara mi obra.

gisela roca ilustradora cuando el alma estalla
Gisela Roca, ilustradora de Cuando el alma estalla.

Hemos conectado como dos almas viejas que se reencuentran más allá de la piel que antaño habitaran juntas. Le mostré una serie de imágenes que yo había preseleccionado de internet como el acompañamiento visual perfecto a las letras, a partir de esa base, ella ha tenido libertad de creación para darle su propio estilo a cada una de las maravillas que hay en el libro.

Los Sie7e, tu primer libro

M.K. Háblanos de tu primer libro: Los Sie7e, en el que yo también participé como autora. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué diferencia hay entre escribir un libro en solitario y hacerlo en colaboración con siete autores?
E.N. Los Sie7e… Amor. Puro, duro, incondicional y eterno es lo que siento por ese proyecto. Gracias a él no solo estoy aquí hoy con mi segundo pequeñín, sino que trajo a mi vida a esas personas que cambiarían el curso de la misma para siempre.

los sie7e letras entropicas
Los Sie7e, de Letras Entrópicas.

Si quieres comprarlo:

Escribir los relatos de Los Sie7e fue maravilloso, realmente fascinante. Compartir mis letras, mi creatividad y las locuras que me pululaban por dentro con mis compañeros entrópicos fue una experiencia vital que no cambiaría por nada del mundo. Y quiero más, muchas más como esa.

Sí que hay un abismo entre escribir en colaboración y hacerlo en solitario, por supuesto, y quizá la principal diferencia sea la toma de decisiones, que si bien en Los Sie7e todo se hizo democráticamente —a votar, y lo que diga la mayoría va a misa— y no hubo problemas serios con los que lidiar, tener el control absoluto de la obra es muy gratificante, a la vez que terrorífico, porque siempre surgen dudas. De todos modos, no estoy sola en este camino, ya que mis «entropis» me siguen acompañando en el viaje.

Profundizando en Cuando el alma estalla

M.K. Cuando el alma estalla tiene tres partes: «Yo, Walkiria», es decir Esther, la guerrera; «El cajón desastre de mi alma», o la caótica Esther; y «El monstruo», la Esther más vulnerable. ¿Cuál es más tú? ¿Cuál te ha gustado más escribir? Y ¿cuál te ha costado más escribir?

E.N. Siempre me he sentido muy guerrera en la vida, muy valiente y capaz, pero eso no deja de ser algo efímero, porque nunca nadie es tan fuerte como aparenta y, para muestra tenemos ese otro bloque: «El monstruo». «Yo, Walkiria» es más mi alter ego escritor. Aquella que lucha contra el papel en blanco y que se siente capaz de todo si puede contar con la tinta como aliada.

Así pues, más bien me definiría como un enorme cajón desastre, que también incluyen esas facetas guerrera y potente y la otra más vulnerable, aunque en el libro estén por separado.

Sin ningún tipo de duda, lo más complicado de escribir fue todo lo que engloba «El monstruo», esos veinte micro textos me desgarraron por dentro letra a letra. No me costó sacarlos pero sí me dolía todo al hacerlo.

cuando el alma estalla el monstruo
«El monstruo». Cuando el alma estalla.

M.K. Walkiria es una guerrera. ¿Crees que todas las mujeres son guerreras? ¿Hasta qué punto necesitamos serlo? ¿Hasta qué punto lo necesitas tú?

E.N. Por desgracia, no creo que todas las mujeres sean guerreras, al igual que tampoco lo son todos los hombres, eso va con el carácter o las circunstancias de cada una. Pero sí creo que todas deberíamos serlo. Guerreras, libres y empoderadas. Sin miedo a la lucha, sin miedo a hacer frente a lo que sea necesario para vivir felices.

A título personal, no es que necesite ser guerrera, es que me siento yo siendo guerrera, es mi naturaleza, la de luchar cuando es necesario, sin esperar nada de nadie… ¿que alguien viene a ayudar cuando hace falta? genial, gracias, de corazón acepto la ayuda. ¿Que no viene nadie? no pasa nada ¡yo puedo!… aunque no pueda.

cuando el alma estalla yo walkiria
«Yo, Walkiria». Cuando el alma estalla.

M.K. Tus letras están impregnadas de intensidad, dramatismo, pasión, visceralidad… ¿eres también así en la vida real?

E.N. En mi día a día intento navegar por aguas mansas y tranquilas. Buscar siempre la calma dentro de la tormenta, y el lado bueno de las cosas. Vivir de manera relajada todo lo que puedo y dentro de las posibilidades que me ofrezca el pasar de las horas y mi propia personalidad puntillosa y perfeccionista, de pura virgo, que tengo.

Hace unos años leí un proverbio chino que rezaba:

«Si algo tiene solución, ¿para qué te preocupas? y si no la tiene, ¿para qué te preocupas».

Desde entonces, por poco que pueda, procuro aplicarlo.

M.K. Cuando el alma estalla es un libro muy íntimo, que rezuma Esther en cada página. ¿No te da cierto pudor mostrar tanto tu alma?

E.N. La verdad es que no, no siento pudor ni reparo, porque aunque es cierto que se trata de un libro muy intimista, no revelo datos íntimos propiamente dichos. Hablo de mí y mis sentimientos a través de las metáforas, eso puede llevar al lector a diversas interpretaciones de un mismo texto que, si bien alguna puede que no sea la que yo pretendía, seguramente no será errada del todo.

Siempre queda una parte oculta a plena vista dentro de las letras que plasmo, y esa es mi pequeña muralla tras la que resguardarme rápido si veo que, en algún momento, me expongo demasiado.

Y hasta aquí la entrevista. Muchas gracias, Esther, por dedicarnos tu tiempo. Ha sido un placer leer sobre ti y tu libro.

Si os gusta lo visceral e intenso, haceos con un ejemplar de Cuando el alma estalla, de Esther Nieva. Lo podéis adquirir a través de la propia autora: @esther_walkiria

¡Hasta pronto!

Si quieres adquirir alguno de estos libros citados en la entrevista, te agradecería que lo hicieses a través de este artículo, ya que estoy apuntada al programa de afiliados. Muchas gracias.

Y si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte a mi página y recibirás noticias de las actualizaciones de mi blog, así como un regalo de bienvenida.

Suscríbete

y recibirás de regalo el ebook:

«Todo lo que debes
saber para leer
un poema y sentir
su belleza»

Leave a Reply